Cercos

Los cercos de concreto se utilizan para delimitar territorios creando una barrera de acceso público. Los principales beneficios de utilizar cercos de concreto varían entre los siguientes, de acuerdo al cerco utilizado y a la obra:

  • Prácticos: no se necesita mano de obra especializada; fáciles de instalar.
  • Económicos: se puede ahorrar en mano de obra por la facilidad y velocidad de instalación.
  • Resistentes: elaborados con concretos de alta resistencia.
  • Durables: la selección y dosificación adecuada de materias primas y el estricto control de calidad garantizan su durabilidad.

Actualmente contamos con los siguientes tipos de cercos:

 

Cerco tipo marco

Es un elemento prefabricado de concreto con acero de refuerzo que permite visión parcial desde afuera o desde adentro. Proporciona seguridad a la propiedad que delimita, al tiempo que brinda un acabado estético.

 

Cerco tipo poste

Utilizado mayormente en obras industriales, centros comerciales, habilitaciones urbanas, condominios, lotes y estacionamientos, donde se requiere mayor grado de seguridad. Su sistema cerrado brinda además privacidad dentro de la propiedad.

 

 

Cerco tipo punta quebrada

Es un elemento prefabricado de concreto reforzado con líneas de alambres de púas o mallas galvanizadas sujetas a los postes. Se utiliza principalmente en patios, establos, cercas, corrales, terrenos ganaderos y agrícolas, entre otros.

Cerco tipo punta recta

Es el mismo sistema del tipo punta quebrada, únicamente cambia la forma de la punta, y además tiene menor altura y menor peso.

 


 

 

Copyright Cementos Pacasmayo S. A. - Todos los derechos reservados